Algunas de las patentes de la impresión 3D están expirando, ¿qué pasará?

Así es, algunas patentes están expirando o ya expiraron, y qué pasa? Contrario a lo que muchos predicen, que estas tecnologías de impresión 3D expiren no necesariamente significa que se va a abrir un nuevo mundo donde todos puedan hacer uso de la impresión 3D.

Cuando una patente expira, el invento pasa a ser de dominio público, pero identificar cuando realmente ha expirado puede ser un trabajo difícil. Desde el año 1995, Las patentes en estados unidos expiran a los 20 años de haber sido registrado el invento, aunque no necesariamente toda patente dura exactamente 20 años, hay muchos factores como demoras en los procesos de validación que puede extender la expiración de la patente por unos años más, o que pueden reducir el tiempo como por ejemplo cuando el inventor deja de pagar la cuota para mantener la vigencia de la patente. Estas complicaciones para conocer a ciencia cierta la fecha de expiración, hace que la forma más segura (y tal vez la más costosa) sea consultar con un abogado para que haga seguimiento a la historia de la patente y de un consejo sobre si se puede comenzar a utilizar libremente el invento.

Una patente limita no solamente el uso de una tecnología o invento, si no su fabricación, distribución, venta y hasta la importación de una máquina o alguno de sus componentes. Cuando esta expira, quiere decir que lo único que se puede usar libremente fue lo que quedó cubierto en la patente hace 20 años, nada más, esto no incluye actualizaciones a la misma tecnología. En otros palabras, la expiración de una patente sólo quiere decir que puedes comenzar a utilizar tecnología creada hace más de 20 años.

Para dar un ejemplo, si una patente relacionada a la fabricación de mugs o tazas para café expira, se puede pensar que eres libre de utilizar la tecnología como tú quieras, pero hay que tener cuidado porque si dentro del proceso de fabricación utilizas alguna herramienta o aplicación actualizado puedes estar violando otra patente.

Para poner un ejemplo real, Alexander Graham Bell’s patentó el invento del teléfono en el siglo 19, por lo que hoy en día todo el mundo puede hacer uso de su invento, pero las grandes compañías como Samsung y Apple han patentado miles de tecnologías que no pueden ser utilizadas libremente por el público, por lo tanto la expiración de la patente de Bell no aporta mucho en la actualidad.

Así que, mientras varias patentes de la impresión 3D están expirando, en el momento existen más de 13.000 patentes entre aplicaciones y tecnologías vigentes, por lo que es muy difícil predecir que se van a abrir las puertas a todo el público para comenzar a explorar en este campo. Lo que sí es cierto es que se abre la puerta para investigadores y desarrolladores para aprender de antiguas tecnologías y desarrollar sus propias actualizaciones, que seguramente derivarán en nuevas patentes.

En 2007 cuando se venció la primera patente de impresión 3D, la tecnología FDM, se iniciaron múltiples movimientos de expansión y evolución que han dado a conocer la impresión 3D en todo el mundo, pero poder predecir que va a pasar con la expiración de las demás tecnologías, es algo que solo vamos a poder responder viéndolo suceder en los años que vienen.

Enlace: 3dprinting industry