Foto tomada por Associated Press

Una gran apuesta de la impresión 3D: El corazón humano

Cuando por primera vez escuchamos sobre la impresión 3D, se nos vino a la cabeza una infinidad de ideas y utilidades que podría tener en campos como el diseño, el prototipado, la arquitectura, entre muchos otros. Sin embargo, fue una gran sorpresa cuando comenzamos a recibir noticias de implantes del cuerpo humano y animales y otros usos en la medicina.

Hoy, para no dejar de sorprendernos, la impresión 3D se embarca en el que puede ser uno de sus proyectos más ambiciosos y salvar millones de vidas: La impresión de un corazón humano. Si, leyeron bien, y no se trata de un modelo para tener de guía en cirugías como ya se viene utilizando, es con la finalidad de poder hacer un implante en un futuro cercano.

Médicos e investigadores de la Universidad de Louisville están tratando de construir una copia del corazón de un paciente enfermo mediante el uso de células de grasa propia de la persona. Una impresora 3D podría «imprimir» lo que los científicos llaman un corazón ‘bioficial’, una mezcla de natural y artificial, informa la AP .

Aunque pueda parecer complejo, el Dr. Stuart Williams, un biólogo celular de la universidad, dice que es más fácil de lo que se cree:

«El corazón es uno de los más fáciles – si no el más fácil – de los tejidos y órganos para imprimir porque se compone de tan solo unas pocas células que tienen realmente sólo una función importante”.

Foto tomada por Associated Press
Foto tomada por Associated Press

Williams utilizara una mezcla de un gel y las células vivas. Las células se purifican en una máquina, y luego la impresión comenzara en secciones para construir las capas del corazón. Finalmente, las células crecerán juntas para formar el tejido.

La experiencia de la Universidad de Louisville con la tecnología se traduce en válvulas cardíacas humanas y pequeñas venas con sus células. También han probado con éxito los pequeños vasos sanguíneos impresos en 3D en ratones y otros animales pequeños.

Williams cree que puede imprimir partes y ensamblar un corazón entero en tres a cinco años. Si todo va según lo previsto, el corazón podría ser probado en humanos en menos de una década.

El mayor desafío es lograr que las células trabajen juntos como lo hacen en un corazón normal, dijo Williams. Además de mantener el tejido fabricado con vida después de su impresión.

«Con órganos complejos como el riñón y el corazón, un reto importante es ser capaz de proporcionar a la estructura suficiente oxígeno para sobrevivir hasta que se puede integrar con el cuerpo»,

dijo el doctor Anthony Atala, cuyo equipo de la Wake Forest University está utilizando impresoras 3D para tratar de hacer un riñón humano.

Ahora solo nos queda esperar el avance del proyecto que representa una gran esperanza para millones de pacientes alrededor del mundo. A este punto, con todos los avances de la impresión 3D, ya nada podría sorprendernos. ¿O sí?

Fuente: www.3ders.org